Breve biografía del héroe castellano

 

   

Rodrigo Díaz de Vivar nació en Vivar (Burgos) hacia el años 1043 y murió en Valencia en el 1099.

 

Hijo de Diego Laínez, quedó huérfano a muy temprana edad. Fue, entonces, educado junto al infante Sancho (hijo de Fernando I de Castilla y León).

 

Cuando fue coronado el infante Sancho, rey de Castilla y León, Rodrigo Díaz fue nombrado alférez real (1065). Un año más tarde aproximadamente su fama le precedía: ganó numerosos combates, entre ellos el que mantuvo con el caballero navarro Jimeno Garcés por los dominios de unos territorios fronterizos entre el reino de Castilla-León y el de Navarra. El triunfo le valió el sobrenombre de Campeador.

 

El año 1074, contrajo matrimonio con una sobrina del rey Alfonso VI de Castilla y León, doña Jimena.

 

Unos años más tarde, el Cid será desterrado por el rey Alfonso VI a causa de una expedición a Toledo sin permiso real, al poner en peligro unas negociaciones emprendidas por el monarca castellanoleonés. El destierro le obligó a buscar con su ejército trabajo como soldado mercenario en tierras catalanas. El rechazo de los condes de Barcelona hizo que el Campeador se pusiera al servicio del rey moro de Zaragoza, Al Mugtadir, quien le otorgará el sobrenombre de Cid (sid en árabe significa 'señor').

 

Es entonces, hacia 1086, cuando Alfonso VI de Castilla y León será derrotado por los almorávides y llegará la reconciliación con Rodrigo Díaz, a quien le otorgará tierras castellanas. A cambio, el Cid se dirigirá hacia Valencia donde, entre 1087 y 1089, hizo tributarios a los monarcas musulmanes de las taifas de Albarracín y de Alpuente e impidió que la ciudad de Valencia, gobernada por al-Qadir, aliado de los castellanos, cayera en manos de al-Mundir y Berenguer Ramón II.

 

Una nueva conspiración llevará al Cid al destierro nuevamente. Esta vez será acusado de traición por el propio rey Alfonso VI. Rodrigo vuelve a Levante y se convertirá en el protector de Al -Qadir.


A la muerte de su protegido, el rey moro Al-Qadir, decidió seguir su camino y sitió Valencia, aprovechando un conflicto entre los almorávides. El 15 de junio de 1094, entró en Valencia y organizó una tarifa cristiana hasta su muerte.

 

Breve biografía de Rodrigo Díaz de Vivar